La hipersensibilidad dental

La mayoría de nosotros hemos sentido la sensibilidad dental en algún momento de nuestras vidas. El síntoma más característico de la hipersensibilidad es un dolor agudo y punzante que se presenta cuando tomamos alimentos muy fríos o calientes. Pero cuando éste dolor se presenta de forma crónica, hablamos de hipersensibilidad dental, un molesto un problema dental que afecta a una de cada cuatro personas adultas en España. Hoy, desde el Blog de Dental Central (tu dentista cerca de Villatobas, en Ocaña y San Martín de la Vega), te hablamos de la hipersensibilidad dental, de cómo detectarla y qué pasos dar para encontrar a un dentista que te ayude a solucionarla.

La hipersensibilidad dental

Se produce al quedar demasiado expuesta la dentina, un tejido intermedio más blando que el esmalte y a través del que pueden pasar estímulos externos hasta los sensibles nervios que habitan en el interior de nuestros dientes. Los alimentos muy calientes o muy fríos, as sustancias ácidas o muy dulces o los meros estímulos mecánicos como el cepillado o un golpe ocasional… son muchos los factores que pueden disparar ésta desagradable sensación.

La exposición de la dentina ocurre cuando se degrada el esmalte que lo recubre; esto puede ocurrir por el uso de técnicas de cepillado incorrectas o el uso de cepillos demasiado duros combinados con dentífricos abrasivos. Sustancias químicas como los ácidos que vienen con alimentos o que aparecen producto de las bacterias bucales también pueden debilitar el esmalte dental.

No tratar la hipersensibilidad puede tener consecuencias no sólo para nuestra calidad de vida y para nuestra capacidad de comer con normalidad. La hipersensibilidad es sobre todo un síntoma de un esmalte degradado, que puede llevar al desarrollo de enfermedades periodontales y a la aparición de caries.

Para solucionarlo

Tendrás que extremar tu higiene dental y emplear cepillos suaves y con filamentos redondeados; usa muy poca cantidad de pasta de dientes y no te presiones demasiado al cepillado. También deberás eliminar alimentos y bebidas ácidas, si consumes éste tipo de alimentos, intenta que pasen en tu boca el mínimo tiempo posible y enjuágate después de comer.

Sobre todo, lo mejor que puedes hacer si la hipersensibilidad persiste es consultar a tu dentista o a tu periodoncista de confianza. Sólo un experto podrá evaluar el estado de tu esmalte, determinar los orígenes de su mal estado y ayudarte a encontrar una solución.

Algunas personas son más susceptibles que otras a padecer hipersensibilidad. Si tienes un historial familiar, te cepillas vigorosamente o tus encías están dañadas por la periodontitis, tendrás que extremar la precaución y acudir al dentista tan pronto cómo éste síntoma se presente.