Férulas dentales: cómo limpiarlas

Las férulas dentales se utilizan para muchas cosas. Su uso más extendido es como retenedores después de una ortodoncia y como protección contra el bruxismo. Cada vez más, gracias a Invisalign®; se utilizan también como aparato de ortodoncia. Con el tiempos se ensucian y además de lucir mal pueden acumular bacterias. Hoy, desde el Blog de Clínica Dental Central, en Ocaña y San Martín (tu dentista cerca de Ciempozuelos), os hablamos de cómo limpiar tus férulas dentales.

Una férula nueva es transparente y muy suave

A medida que la utilizas la expones a las fuerzas constantes de la boca, a multitud de agentes colorantes y a bacterias que habitan en nuestras bocas. Su aspecto empeora y pueden empezar a oler mal.

Toda persona que lleve férulas debe conocer ciertas normas de higiene. Independientemente de que las uses contra el bruxismo, como retenedor o como ortodoncia invisible; tendrás que quitártelas durante el cepillado para lavarlas por separado.

Deberás cepillarlas por separado después de cada comida y muy especialmente antes de ponértelas de nuevo. Cuando lo hagas, sostenla sobre un recipiente con agua para evitar cualquier contaminación si se te cayera.

Una vez a la semana, deberás sumergir la férula en un agente antiséptico para eliminar bacterias, placa y sarro que se hayan podido acumular. Nunca, bajo ningún concepto; utilices productos de limpieza caseros.

En Dental Central ofrecemos a nuestros pacientes un servicio profesional de limpieza para férulas. Sólo se tarda unos minutos y la recuperarás como nueva. Reserva una revisión y una limpieza y aprovecha para dejar tu férula como nueva.