Ronquidos

Muchas personas no perciben los ronquidos como un potencial problema de salud. Están tan extendidos (en torno a un 60% en hombres y un 40% en mujeres) que muchos pacientes los consideran como algo natural e inevitable. Sin embargo, además de afectar a la calidad del sueño pueden ser un síntoma de un problema respiratorio.

Al contrario de lo que muchos creen, tienen solución.

¿Qué son los ronquidos?

Los ronquidos son un sonido muy característico que se produce cuando el flujo respiratorio se ve dificultado. Durante el sueño, en algunas personas se produce una relajación de los músculos que mantienen abiertas las vías respiratorias. Como consecuencia la respiración se ve dificultada y se produce una vibración de los tejidos blandos que da origen al ronquido.

Éste problema respiratorio puede llegar a hacer disminuir los niveles de oxígeno en la sangre, y en muchos pacientes los ronquidos son indicativos de un sueño de mala calidad. Cuando nuestro cuerpo percibe falta de oxígeno nos alerta y se producen constantes interrupciones del sueño a lo largo de la noche.

En los casos más graves hablamos de apnea del sueño, cuando se produce una interrupción total de las vías respiratorias durante la noche. Si nuestras vías respiratorias tienden a colapsar totalmente durante la noche pueden aparecer consecuencias muy graves para nuestro cuerpo y para la calidad de nuestro cansancio.

Hay muchos factores de riesgo relacionados con el ronquido. Desde características físicas como el sobrepeso o la mala alineación de nuestras mandíbulas a hábitos como el consumo de alcohol y tabaco o dormir poco e irse a la cama muy cansado.

¿Cómo se solucionan los ronquidos?

Para solucionar los ronquidos y la apnea del sueño en Clínica Dental Central empleamos un dispositivo intraoral. Se coloca sobre los dientes durante noche, y actúa adelantando tu mandíbula de una forma controlada y cómoda.

No notarás que lo llevas, y el efecto es suficiente para incrementar el tono muscular y la posición de la lengua lo suficiente para despejar tus vías respiratorias durante el sueño. Se ha demostrado el éste tratamiento tiene un efecto inmediato en la calidad de vida y en la calidad del sueño de los pacientes que lo usan.

¿Cuáles son las ventajas de solucionar los ronquidos?

En Clínica Dental Central utilizamos dispositivos de última generación como el Orthoapnea, cuya eficacia ha sido demostrada en numerosos estudios clínicos y que se usa en las unidades del sueño más avanzadas de España. Sus resultados están garantizados.

Eliminar los ronquidos y prevenir la apnea del sueño aumenta enormemente la calidad del sueño, y ayuda a recuperar un patrón de descanso normal. Los beneficios secundarios incluyen reducir la hipertensión y el cansancio durante el día. Además, por supuesto, estos beneficios se extenderán a las personas de tu entorno, que también podrían ver la calidad de su descanso afectada por los ronquidos.

El Orthoapnea es una opción de tratamiento no invasiva e inmediata. Se puede revertir en cualquier momento y no tienen ningún impacto negativo en tu día a día.

Miedo al dentista

Las encuestas revelan que muchos pacientes se sienten incómodos y sufren ansiedad ante la perspectiva de ir al dentista. Por desgracia, el prejuicio y la historia de una práctica poco centrada en la comodidad del paciente aún pesan mucho en la sociedad. En Clínica Dental Central hemos organizado nuestro servicio en torno a las necesidades y expectativas de nuestros pacientes, y por ello ofrecemos servicios de sedación consciente a aquellos que lo necesiten.

El miedo al dentista se traduce en visitas anuladas y problemas dentales ignorados. Esto se traduce en enfermedades cada vez más graves que necesitarán intervenciones más costosas y difíciles para el paciente que tiene miedo. En Clínica Dental Central insistimos en que la odontología moderna nunca conlleva ningún dolor.

¿Se puede solucionar el miedo al dentista?

Sí. En Clínica Dental Central ofrecemos a nuestros pacientes la opción de la sedación. Entendemos que a veces una ansiedad profunda es difícil de superar, aunque no existe motivo para la misma. Con la sedación, cualquier intervención se convierte en una breve ensoñación; no sentirás ni recordarás nada.

Existen dos métodos a tu disposición:

1.- Óxido Nitroso

Se administra mezclado con oxígeno a través de una mascarilla de respiración. Ésta sustancia tiene un efecto inmediato, y tiene propiedades anestésicas y sedantes. El óxido nitroso induce un estado de relajación y cooperación plena en los pacientes.

No se metaboliza en el cuerpo, y se elimina rápidamente con la exhalación. En cuestión de minutos volverás a estar listo para realizar tareas complejas como conducir o trabajar. El óxido nitroso tiene una larga historia como sedante en la odontología, y su uso es totalmente seguro.

Sus efectos secundarios son muy esporádicos y de muy corto plazo. Incluyen episodios de euforia (también se lo conoce como “Gas de la risa”) que desaparecen cuando se deja de administrar.

2.- Sedación intravenosa

Ésta técnica consiste en la administración intravenosa de medicamentos sedantes. El paciente seguirá consciente, podrá comunicarse y colaborar, pero permanece en un estado de relajación total. El procedimiento transcurrirá sin ningún dolor, y el paciente no recordará nada cuando se recupere. Además, la sedación intravenosa permite al odontólogo trabajar más rápidamente.

La sedación intravenosa necesita de la asistencia de un anestesista profesional que supervise la intervención. Antes de poder realizarse necesitaremos acceder a un historial médico, y es necesario que el paciente venga acompañado a la clínica. Su efecto es más profundo que el del óxido nitroso, pero se necesita de más tiempo de recuperación.

¿Tiene riesgos la sedación consciente?

Ninguno. Las dos técnicas son totalmente seguras y cuentan con una amplia historia que las avala. En Dental Central contamos con profesionales y protocolos que nos permiten garantizar riesgo cero.

Por el contrario, las ventajas para el paciente y el odontólogo son muchas. Para el paciente, poder eliminar totalmente cualquier incomodidad durante las visitas al dentista. Superar el miedo es el primer paso para poder asegurarte de recibir la atención bucodental que necesitas. La ansiedad, además, alarga los tiempos de recuperación tras una intervención.

Para el profesional, tener al paciente en un estado de relajación consciente permite trabajar rápido y sin las dificultades de un paciente no cooperativo.