La ortodoncia infantil es aquella centrada en los problemas de desarrollo de dentadura y mandíbula que pueden surgir durante la infancia. Como siempre, la clave es la detección precoz y la prevención. Lo antes que descubramos un problema lo más rápido y efectivo que será el tratamiento.

La edad óptima para visitar por primera vez al ortodontista son los 6 años. Así podremos detectar problemas óseos y de posicionamiento de los dientes antes de que se desarrollen. La mayoría de estos problemas empiezan en la infancia como una tendencia progresiva, y una planificación temprana nos permitirá interrumpirlos y conseguir una normalidad que se disfrutará durante toda la vida.

Si actuamos mientras la mandíbula se está desarrollando, los resultados de la ortodoncia serán mejores, el proceso más fácil y el coste más económico. Los problemas de maloclusión y de perfil, sobre todo, son mucho más difíciles de tratar en adultez.

En Clínica Dental Central te ofrecemos una primera evaluación gratuita y totalmente libre de compromiso de la mano de nuestra experimentada ortodontista, la Dra. María Rosa Berzal.

Preguntas frecuentes acerca de la ortodoncia infantil

Una dentadura bien alineada y posicionada permitirá a tu hijo funcionar con normalidad. Comer y masticar o hablar y pronunciar son acciones que pueden verse impedidas por una dentadura mal estructurada.

Además, los dientes rectos son más fáciles de limpiar. Así ahorrareis problemas dentales y de salud innecesarios derivados de una higiene dental difícil.

Por último, una sonrisa recta es una sonrisa atractiva. La infancia y la adolescencia es una parte de nuestras vidas en la que la autoestima tiene mucho peso. Crecer con una sonrisa bonita es la mejor forma de empezar a desarrollar la empatía y la socialización.

Existen diversas causas posibles, nuestros profesionales estudiarán el caso para ofrecer la mejor opción de tratamiento, en cualquier caso. Podemos clasificar las causas en dos grupos:

1.- Factores hereditarios

Son irregularidades en boca y dentadura de origen genético y que se transmiten de generación en generación.

1.- Factores no hereditarios

Un accidente, chuparse el dedo de forma persistente o la caída prematura de los dientes son algunos factores de riesgo que pueden desembocar en una boca mal estructurada. Algunas enfermedades respiratorias también parecen estar relacionadas.

Recomendamos empezar entre los 6 y 8 años. Es el momento en el que va a dispararse el crecimiento de la mandíbula y ya han aparecido los dientes definitivos importantes. Es también el momento óptimo para detectar problemas potenciales de desarrollo antes de que se agraven.

Normalmente será el odontopediatra el que aconseje el momento de empezar con una ortodoncia. Es muy recomendable que un especialista supervise la boca de los más pequeños desde la aparición del primer diente para comprobar que todo funciona correctamente y poder detectar señales de peligro.

Pueden ser:

1.- Removibles

Se pueden quitar y poner y se sostienen en los molares. Deben llevarse un mínimo de horas al día y se utilizan para corregir defectos óseos y problemas de oclusión.

2.- Fijos

Los brackets tradicionales. Se cementan en la superficie de los dientes para poder actuar sobre la posición exacta de cada diente y moverlos hasta conseguir una posición y alineamiento perfectos.

Entre los 1200 y 3000 euros. Los tratamientos de ortodoncia infantil pueden planificarse por etapas, y muchas veces un tratamiento temprano con ortodoncia removible permite eliminar problemas para agilizar y abaratar el coste de la segunda fase.

En Clínica Dental Central sabemos que el coste de los tratamientos preocupa a muchos de nuestros pacientes, y nos ofrecemos a trabajar juntos para encontrar una solución que se adapte a tus necesidades.

Si el aparato es removible es necesario retirarlo después de las comidas para limpiarlo con un cepillo.

Si el aparato es fijo se debe tener una higiene dental muy cuidadosa para eliminar los restos de comida y placa bacteriana, que tienen más tendencia a acumularse con la ortodoncia.

Una ortodoncia a tiempo nos permitirá corregir el correcto desarrollo del maxilar. Éste ajuste es muy amplio, y va desde la regulación de la anchura de las arcadas hasta crear el espacio necesario para una correcta salida de los dientes definitivos.

La ortodoncia interceptiva nos ayuda a evitar riesgos y a facilitar enormemente tratamientos futuros. Además, sirve para eliminar hábitos nocivos como chuparse el dedo y sirve para mejorar la capacidad de habla y la autoestima del paciente.

ortodoncia

[recaptcha]

He leído y acepto Política de Privacidad

¡SOLICITA INFORMACIÓN SOBRE NUESTROS TRATAMIENTOS!