Sustitución de amalgamas

¿Cuál es el problema?

La amalgama (un material fabricado principalmente con mercurio y plata) ha sido el material más utilizado para reparar los dientes tras la eliminación de una caries. Aún hay muchos odontólogos que la emplean, a pesar de la creciente evidencia de su efecto negativo para la salud de los pacientes.

Los pacientes que tienen amalgama en la boca presentan unos niveles no recomendables de mercurio en el cuerpo. Éste metal es muy tóxico, y numerosos estudios vinculan la amalgama a problemas de salud graves; en muchos países está prohibida.

La amalgama no solo da a tus dientes un antiestético brillo metálico, sino que aumenta tus posibilidades de padecer graves enfermedades del sistema nervioso central.

¿Cuál es la solución?

En Clínica Dental Central no utilizamos amalgama para reconstruir los dientes de nuestros pacientes. El composite es totalmente seguro y nos permite realizar restauraciones perfectas y discretas. Además, ofrecemos a nuestros pacientes la posibilidad de sustituir sus antiguas reparaciones de amalgama por nuestra alternativa no tóxica.

De éste modo eliminamos el mercurio tóxico de tu boca antes de que pueda afectar a tu salud. El procedimiento es extremadamente cuidadoso para evitar que se produzca más contaminación durante la retirada de la amalgama.

Tú recuperarás unos dientes de aspecto natural, y podrás dejar de preocuparte por tener un factor de riesgo como el mercurio en una zona tan sensible como la boca.