Endodoncia

¿Para qué sirve?

La Endodoncia sirve para solucionar una infección profunda de los dientes. Si una caries o un accidente consigue romper el esmalte superficial de los dientes y exponer su sensible interior, es cuestión de tiempo que las bacterias se abran camino hasta la vulnerable pulpa que habita en su interior.

La aparición de dolor crónico en un diente y la hipersensibilidad son síntomas tempranos de que un diente está infectado. La endodoncia nos permite eliminar el tejido infectado y nos da una vía de acceso para restaurar el diente tras la intervención. Debe ser realizada con mucho cuidado para no debilitar la estructura del diente.

¿Cómo funciona?

La endodoncia se comienza practicando un pequeño orificio en la superficie del diente infectado. Así podemos acceder a la pulpa infectada de su interior. Para evitar cualquier posibilidad de que le infección vuelva, eliminamos la totalidad del tejido interior del diente.

La pieza, vacía, no podrá volver a sentir dolor, ya que se elimina también el nervio. Posteriormente, para que tus dientes se mantengan tan fuertes como en su estado natural, se utiliza una sustancia de relleno para sellar el interior y cerrar el agujero inicial.

Un diente endodonciado puede ser menos resistente, y en algunos casos será necesario colocar una corona para reforzarlo tras la intervención.

¿Cuáles son sus ventajas?

Cuando la infección se abre paso hasta la pulpa interior de los dientes hay muy pocas garantías de poder conseguir que remita. La endodoncia nos permite acabar con la infección de raíz y nos permite garantizar que salvaremos tus dientes naturales.

Conservar el diente siempre es preferible a sustituirlo por una prótesis. En Dental Central ponemos los mejores medios materiales a tu disposición para ofrecerte un procedimiento seguro, no-toxico y mínimamente invasivo.