Una dentadura en mal estado puede ser muy lesiva para nuestra confianza y nuestra capacidad de sonreír. Por desgracia, la cantidad de factores que pueden dañar una sonrisa es muy alta: dientes teñidos, dientes gastados o rotos, dentadura asimétrica, tamaño y posición incorrectos…

¿Cómo se mejora el aspecto e una dentadura con un solo tratamiento?

Las carillas son una solución estética que ofrece una transformación total de la sonrisa de forma instantánea. Las carillas son finísimas piezas que recubren tus dientes para darles una apariencia ideal. Se fabrican para encajar a la perfección sobre tus dientes naturales. No importa el estado original de los mismos, los resultados son siempre increíbles.

Existen dos tipos de carillas dentales:

1.- Carillas de Composite

El composite es una resina totalmente biocompatible que utilizamos para esculpir la nueva cara externa de tus dientes. Son una opción perfecta que integra lo mejor de un aspecto natural con el respeto hacia los dientes originales sobre las que se colocan.

Las carillas de composite se moldean artesanalmente sobre los propios dientes hasta conseguir una dentadura atractiva que encaje bien con el paciente. Las carillas están diseñadas para confundirse con los dientes naturales.

2.- Carillas de Porcelana

Las carillas de porcelana fueron las primeras en aparecer. Consisten en finas láminas de porcelana que se pegan sobre la cara exterior de tus dientes y corrigen en apariencia su mal color o posición. No alteran los dientes naturales, y con una sola intervención se enmascaran todos los factores que afean tu sonrisa.

Las carillas se esculpen manualmente en un laboratorio, y su buen resultado dependerá de la habilidad y criterio estético del profesional que elijas para su realización.

Las carillas dentales son duraderas e indetectables, y te permitirán conseguir una sonrisa preciosa y natural de forma instantánea. Como no dañan la superficie de los dientes, el tratamiento es totalmente cómodo e indoloro.

Las carillas tienen alternativas, pero implican pasar por una batería de tratamientos como la ortodoncia o el blanqueamiento dental para solucionar todos los problemas que las carillas maquillan de una sola vez.

Algunas preguntas frecuentes acerca de las carillas dentales

Las carillas de composite son muy rápidas de colocar, se desgastan poco y son más económicas que las carillas de porcelana. Además, se puede modificar el resultado en cualquier momento.

Las carillas de porcelana no se tiñen con el paso del tiempo, y mantendrán su blancura y su brillo de forma permanente. No necesitan ningún mantenimiento especial aparte de tu higiene cotidiana.

Si. Las únicas recomendaciones son las mismas para los dientes naturales, siempre conviene evitar morder alimentos muy duros.

No. Las carillas dentales respetan la forma y estructura de tus dientes originales. No sentirás ninguna molestia ni durante ni después del tratamiento.

Es poco probable, pero sí. Las carillas están firmemente adheridas a tus dientes naturales, no se moverán ni desplazarán. Si las sometes a demasiado estrés pueden aparecer pequeñas fracturas, pero se solucionan con facilidad.

Nada, es el mismo procedimiento. Ambos se realizan manualmente y directamente sobre los dientes naturales.

Depende del tipo. Las carillas de composite tienen un precio de entre 200 y 350 euros, dependiendo de la complejidad de la pieza. Su esperanza de vida media es de unos 8 o 10 años, aunque se puede mejorar con los adecuados cuidados.

Las carillas de porcelana son más caras, pero también más duraderas. Con buen mantenimiento puedes esperar una vida de unos 15 o 20 años.

Lo mejor es que sigas los consejos de un profesional de confianza, porque cada caso presenta características singulares que pueden hacer una opción más deseable que la otra.

Como norma general, las carillas de composite son más adecuadas para los escenarios más sencillos. Las carillas de porcelana son más efectivas para conseguir una restauración total. Si la estética dental es una prioridad para el paciente, suelen aconsejarse las carillas de porcelana.

Para pacientes jóvenes que aún no han terminado su desarrollo dental es más recomendable utilizar carillas de composite hasta que la dentadura se haya desarrollado totalmente.

Además de porque muchos actores las llevan, porque se inventaron en los sets de rodaje. Las carillas originales se crearon en los años 20 como un elemento de atrezo, se las ponían los actores durante el rodaje para aparecer en pantalla con una sonrisa perfecta. Las carillas dentales actuales surgieron de la evolución de ésta idea.

estetica dental

He leído y acepto Política de Privacidad

¡SOLICITA INFORMACIÓN SOBRE NUESTROS TRATAMIENTOS!