El curetaje: cuándo es necesario.

Una buena salud dental se consigue a base de una higiene adecuada y visitas periódicas al dentista, pero hay ocasiones en las que hay que recurrir a otro tipo de tratamientos más agresivos como puede ser el curetaje.

 

En algunas situaciones se ignoran problemas que pueden parecer leves como un simple sangrado de encías, y esto puede llevar a una dolencia mucho mayor. Cuando ésta no se trata, la inflamación puede avanzar hasta la raíz del diente hasta causar una enfermedad periodontal.

 

¿Qué me provoca una enfermedad periodontal?

 

Ésta conlleva la aparición de bolsas periodontales, en las que se crea una atmósfera ideal para que las bacterias se desarrollen y multipliquen. Una vez esto ocurre, se ven afectadas las estructuras de sostén de los dientes, un daño que si no se cogiera a tiempo, podría provocar un  deterioro difícilmente reversible.

 

Como consecuencia de este problema los síntomas que sufren los pacientes son la inflamación de encías con sangrado, la placa acumulada, el cálculo y la pérdida de hueso y soporte del diente.

 

¿En qué consiste el curetaje dental?

 

Se trata de un raspado y alisado radicular en la superficie de las raíces de los dientes hasta llegar al fondo de las bolsas periodontales contaminadas mediante unos instrumentos llamados curetas dentales. Estos artilugios permiten acceder al espacio entre la encía y el diente, lo que facilita eliminar el cúmulo de sarro y las bacterias que causan esta infección.

 

En ocasiones este tratamiento se puede complementar con el uso de utensilios sónicos para conseguir un mejor resultado.

 

Lo bueno de este procedimiento es que no se tiene que llevar a cabo de manera periódica, es decir, hay que acudir al dentista y someterse al tratamiento únicamente cuando se sufra esta enfermedad. Después hay que realizar un adecuado mantenimiento con limpiezas regulares para que no vuelva a ocurrir.

 

Consejos post-tratamiento

 

Hay que seguir una dieta adecuada los días posteriores, algunos alimentos duros como la carne o vegetales crudos pueden ser incómodos a la hora de masticar. Asimismo, con el fin de mejorar la sensibilidad dental, se recomienda el uso de productos de higiene oral para acortar tiempos de recuperación.

 

Si sufres algunos de estos síntomas, en Clínica Dental Central te aconsejamos que cuentes con nuestros profesionales para solucionar tu problema cuanto antes.

Entradas Recientes

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.